Cosas de Frikis
El alfa y el omega de los blogs molones

Manual del perfecto Troll

Internet es un invento estupendo. Puedes conseguir música, películas o software de cualquier clase por el morro, hay porno para todos los gustos, existen cientos de páginas dedicadas a esa cosas que a tí te gustan y que creías que a nadie más le interesaban… Entre la infinidad de placeres que ofrece la red de redes hay uno especialmente gratificante: el “trolleo”. Un troll es una persona que se introduce en chats y foros de internet para reìrse de los que allí se juntan. Es, lo que de toda la vida se ha llamado, tocar los cojones al personal. Sólo que en internet, al amparo de un nick, no te pueden partir la cara.

Trollear, efectivamente, puede ser una actividad poco galante pero también indiscutiblemente divertida. Meterte en un foro de fanáticos de Tolkien, soltar que El Señor de los Anillos es un ladrillo infumable y ver como una docena de frikis tontos del culo saltan como hienas heridas es un placer que está al alcance de cualquiera con una conexión a internet a mano. No obstante la mayoría de habitantes de foros y chats ya están lo suficientemente talluditos como para detectar a un troll a las primeras de cambio y es más que posible que, si no actúas con astucia, te ignoren o te baneen. Hay que ser un poco pícaro, maquiavélico si queréis, y actuar con pulso firme. A fin de que puedas trollear satisfactoriamente y saborear sus mieles con plenitud, aquí tienes una serie de apuntes que no vendría mal tener en mente antes de iniciar tus fechorías:

1) Lo primero que deberías hacer es elegir el foro o chat adecuado. Un foro dedicado a la zoología marina puede parecer un buen sitio para trollear pero si no dominas el tema es posible que la diversión se acabe antes de empezar. Mejor escoge un sitio en el que se hable de algún tema que conozcas mínimamente. Así podrás buscarle las vueltas a cualquier cosa que intenten rebatirte y las risas estarán garantizadas.

2) Ten en cuenta los usos y costumbres del foro o chat objetivo. En la mayoría de casos esto se reduce a una escritura medianamente legible, sin mayúsculas y controlando el flujo de improperios lo máximo posible. De todas formas, no vendría mal que hicieses un pequeño estudio de campo antes de iniciar tus travesuras.

3) Elige con detenimiento tu nick. Que sea sonoro y fácilmente recordable sin caer en lo pueril. Ponerse “Túputamadre” sólo augura el fracaso más ignominioso. Aplica esto también al posible uso de avatares.

4) No empieces arrasando. Es decir, que tu primera intervención no sea un típico “hola hijos de puta sois imbéciles comedme la polla salid a la calle a buscaros una vida ja-ja-ja” porque eso te condenará directamente al ostracismo y el baneo rápido. Lo suyo es que tus primeras intervenciones sean lo más normales posibles. Hazte uno más, gánate su confianza. Luego ya se la meterás doblada.

5) Aquí ya lo dejo a tu saber hacer. Puedes dedicarte a tocar la fibra sensible (“¿la primera trilogía es realmente buena o un truño al que tenemos cariño?”, en un foro de Star Wars), los temas siempre candentes (“eso del nacionalismo se cura viajando”), ir en plan monotemático (“¿he dicho ya que Dirty Dancing es la mejor película de todos los tiempos?. ¿Sesenta y siete veces en tres días?. Uy, pues seguro que me dejado interesantes matices por comentar…”), rollo pesimista (“yo no sé si he hecho bien comprándome una Game Cube, salen tan pocos juegos… No sé, le veo poco futuro”) o cualquier otro modus operandi que se te ocurra. Los caminos a tomar son ilimitados.

6) Debate. Si ya has hecho saltar chispas con una de tus intervenciones no te calientes demasiado rápido. En cuanto sueltes un “juas-juas, habéis picado pardillos” estarás game over. Resulta más divertido rebatir, tergiversar y darle la vuelta a los argumentos de los demás. De hecho, en este punto reside la verdadera esencia de un buen troll. Disfrútala.

7) Antes de que tu estancia termine no olvides tachar de fascista lo primero que se te ponga tiro. No, calla, más chachi piruli todavía, FASCISTA, con mayúsculas bien gordas. ¿Que alguien no opina como tú?. FASCISTA. ¿No estás de acuerdo con alguien?. FASCISTA. ¿Te piden que te centres en el tema del foro?. FASCISTAS. ¿Te anuncian que de seguir así serás expulsado?. FASCISTAS. ¿Alguien pregunta que coño tienen que ver los fascistas con todo el lío que has montado?. FASCISTA. Todo es más gracioso si pones un fascista (perdón, FASCISTA) en tu vida.

8) Cuando hayas estirado la situación todo lo que pueda dar de sí (o, directamente, empieces a aburrirte) deja patente tu profunda indignación por el trato recibido por el resto de contertulios y, muy digno tú, anuncia tu inminente e irrevocable abandono del foro o chat. Con suerte puede proporcionarte un poco más de cancha. Pero recuerda que tienes que parecer dolido e inflexible. Antes muerto que sencillo.

9) Para repetir el proceso, deja el foro o chat una temporada en barbecho. Que sus participantes puedan asimilar y digerir tu experiencia troll. Pasado un tiempo vuelve a la carga con otro nick, otro modus operandi y fuerzas renovadas. Al final todos vuelven a picar.

10) La diversión se eleva al cubo si eres un parroquiano activo del foro o chat en el que vas a trollear. Conoces a sus miembros, las cosas que les hacen pupita y los temas en los que siempre hay lío. Esta modalidad (también conocida como polinick), si bien tremendamente adictiva, conlleva no pocos riesgos. No es especialmente difícil ser identificado a las primeras de cambio por tus muletillas habituales o tu IP. Sé cauteloso y toma las medidas necesaria para que esto no ocurra y caigas en el mayor de los ridículos, perdiendo de paso cualquier atisbo de respetabilidad que hayas podido ganarte. Y en el caso de ser descubierto niégalo todo por norma. Que tú no sabes de lo que te están hablando, que tú eres un buen chico y que escribes desde un cibercafé y ya se sabe…

Estas instrucciones, aclaro, nacen de la observación y el apunte del natural. Que yo soy un tío legal y no me dedico a estas cosas. Como todos vosotros, ¿no?. ¡¿NO?!.

A todo esto, ¿qué opinará el Presidente del Gobierno de este asunto?.

Image Hosted by ImageShack.us

“Pues a mí me gusta John Byrne. Más o menos. No sé. Tendría que mirarlo.”

Anuncios

Ninguna respuesta to “Manual del perfecto Troll”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: