Cosas de Frikis
El alfa y el omega de los blogs molones

Joder con la publicidad

Lo sé. Lo sé. Yo soy el primer sorprendido. Pero tras años de estudios he llegado a una conclusión aterradora. Los publicistas mienten. Lo sé. Lo sé. Ahora estais con la oca abierta diciendo “Entonces… ¿me he comprado todos esos botes de Axe para nada?” Pues sí. Y si sois chicas, lamento deciros que inflaros de Herbal Essence en la ducha tampoco os va a alegrar el día.

Bueno. Quizá sí. Depende del modo de aplicación, claro.

Oh, mentelimpiamentelimpiamentelimpia….

Claro, y es que encima se avecina la Navidad, la época del año en la que se ceñlebra el vender lo máximo posible. Que yo creo que todo viene de Papa Noel, el dios de los comerciantes. No, en serio, tengo la teoría de que Papá Noel se metió en el pesebre cuando nació el Jesú disfrazado de Baltasar. Con dos duendes vestidos de Melchor y Gaspar. Todo para introducir el comercialismo en las navidades. “¿Qué José? Me compra esta cadenita de oro… oro puro, sí señor. ¿Y qué le parece un poco de mirra para la señora? ¿Qué no sabe que qué diablos es la mirra? Es como el Herbal Essences pero más, confíe en mí.

En Navidad hay varias clases de anuncios que no se ven el resto del año. Para empezar, los turrones, obviamente, que por algún motivo a todo el mundo le encantan pero sólo en determinadas fechas. Vale, que tee gustará mucho el turrón de Jijona, pero entonces ¿Por qué no lo comes en marzo? ¿Eh? Vale, no si ya sé que tras comer demasiados turrones te empalagan. ¿Pero el empalago te dura once meses? O sea, que tan buenos no serán.

Otro son los juguetes. Yo no sé si soy yo, pero en los anuncios me parece que siempre hablan los mismos, sea el juguete que sea. Para los juguetes de chavales un tío muy animado, que parece que acabe de esnifarse una ralla.: “¡Increíble! ¡Los nuevos Fire Speedcars arrasan con todo! ¡Disparan lásers! ¡Le sacan un ojo al gato!” y una voz de mujer muy maternal para las muñecas y tal. Qué no sé yo a quien van dirigidos esos anuncios. Tengo un hermano pequeño de diez años que sólo juega con la Playstation, toda la demás mierda de plástico que le dan acaba en el garage. Y una hermana de cuatro que encuentra terriblemente entretenido cualquier cosa que se encuentra por el suelo. El suelo de la calle, el auténtico Toys’R’Us.

Y claro, están los anuncios de lotería, con el calvorota ese al que esperas que aparezca Benny Hill por detrás para darle de collejas. Y será cosa mía, pero son varias las chicas que me han dicho que el tipo ese les da morbo. Pero claro, si yo me afeito la cabeza, me visto de negro y me dedico a soplar las orejas de la gente seguro que a mí me meten en la cárcel.

¿Qué a qué viene toda esta diatriba cutre por la que me echarían a patadas del Club de la Comedia? Simplemente a que me gustaría que hubiera buena publicidad, publicidad con clase, con gusto estético, publicidad como esta:

Anuncios

Ninguna respuesta to “Joder con la publicidad”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: