Cosas de Frikis
El alfa y el omega de los blogs molones

Cursillo de autodefensa para frikis

Buenas noches. Soy vuestro nuevo instructor de artes marciales, podeis llamarme Kimota-san, o Maestro, o Papaíto, como os guste más.

Si hay una gran verdad universal es que la mayoría de frikis sois seres desustanciados, sin apenas músculo y con menos gracia y agilidad de movimientos que Iñaki Gabilondo ante una cámara. Algunos, como los miembros de CdF, nos diferenciamos y somos todos increíblemente cachas, atléticos y miembros del club de fans de Chuck Norris. Pero vosostros no, y por tanto sois presa del peor enemigo de un friki. No, no el editor de cómics. No, tampoco el que os programa las series que os molan a las seis de la mañana, no. Hablamos de el Abusón.

El Abusón precisa de víctimas, y vosotros no sólo sois debiluchos, sinó que acostumbrais a estar solos debido a vuestra falta de capacidad social. Así que es inevitable que tarde o temprano veais amenazada vuestra integridad física y no sepais como defenderos. Tranquilos, sólo habeis de seguir estas simples instrucciones:

1 – No intenteis hacer llaves marciales de pelis de kung-fú: lo del golpe de la grulla, en la vida real, sólo servirá para caeros al suelo, momento que el abusón aprovechará para reventaros la cabeza a patadas. Si intentais dar una patada a lo Van Damme, recordad tener una bolsa de hielo a mano para calmar el dolor de las ingles.

2 – Los marcianos luchan con el culo: Sí, ya sé que al señor Spock la pinza vulcana siempre le saca de apuros. Pero no funciona en la realidad. Lo de inttentar usar la fuerza y decirle “yo no soy el friki que buscas” también suele acabar con un puñetazo en el estómago.

3 – No eres un superagente secreto: Aunque veais a Jack Bauer partir cuellos con sus manos como quien abre un paquete de pipas, la realidad es que tú no puedes. Ni lo intentes.

Ahora pasaremos a la técnica que realmente es útil para un friki:

1 – Distraer al contrario

(a) -Señalarse las gafas y decir en voz alta y clara: “No pegarás a un hombre con gafas, ¿verdad?”. El Abusón pensará un momento en ello, hasta llegar a la conclusión que, sí, efectivamente, no tiene ningún problema en pegar a alguien que lleva gafas. Da igual, porque ese momento de duda es lo único que necesitas para pasar al punto dos. Aunque… ¿y sí no llevas gafas? Entonces…

(b) – Señalarse la cabeza y decir en voz alta y clara: “En la cabeza no, que estoy estudiando”. Esto también distraerá un momento al Abusón mientras pondera la relación entre cabeza y estudios. Claro que es posible que hablemos de un Abusón más rápido y con mayor capacidad de concentración que el Abusón medio. En ese caso hay que intentar…

(c) – Poner cara de estar cabreado y decir en voz alta y clara: “Baja las banderas y marcha directamente a Inglaterra, parando en cada casa para pedir perdón por cien años de robos, violaciones y asesinatos. Hazlo y tus hombres vivirán. No lo hagas y cada uno de vosotros morirá hoy”, y termina gritando “¡Podeis quitarme la vida, pero nunca me quitareis la LIBERTAAAAAAAAD!” Bueno, podeis citar otras películas. Lo importante es que el discurso deje epatado al Abusón. Entonces sí se puede pasar al punto dos:

2 – Contusión genital.

Sólo tenenis que seguir este sencillo gráfico con cierta rapidez y fuerza. Garantizamos que, por grande que sea vuestro contrario, estará tendido en el suelo echando espumarajos por la boca el tiempo suficiente para poder huir y luchar otro día.

Hasta la seman que viene, frikis.

Anuncios

Ninguna respuesta to “Cursillo de autodefensa para frikis”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: