Cosas de Frikis
El alfa y el omega de los blogs molones

El grito de batalla de un Pokemon (I)

Sabía que el cabrón que me estaba llamando por el móvil tenía que ser Hatoshi. Un mafioso normal simplemente te cogerá y te cortará las pelotas si no le pagas lo que le debes. Hatoshi, además de hacer eso, era capaz de joderte una noche de sueño antes de la castración. Por algo era considerado el yakuza más hijodeputa de Pewter City.

-¿Qué cojones quieres, Hitoshi?- Le dije nada más coger el aparato.

-¡Shht! Un poco de respeto. Ketchum.- Había acertado, era el puto cabrón de Hitoshi.- Soy yo aquí la pobre víctima, ¿recuerdas? Tú eres el que acudió a mí para que te prestara el dinero para un gimnasio.

Que te la meto, Aniceto

Así era. Desafortunadamente todo se había ido en drogas, mujeres, un coche de lujo que perdí en una mala apuesta durante las olimpiadas pokemon del año pasado y en pagar la fianza cuando me pillaron con las manos en la masa con lo del contrabando ilegal de Magikarps. Mi jodida suerte de siempre. Daba igual. Los gimnasios pokemon independientes no tenían futuro.

-Tendrás tu pasta mañana por la noche. Como te prometí. ¿Estamos? Y espero no volver a oir tu puta voz en mi vida.- Por supuesto, mi cuenta corriente estaba a cero. Tenía que irme de la ciudad cagando leches.

-Te creo. Por supuesto que te creo Ash.¿Cómo voy a desconfiar de un famoso Pokemon Master como tú? A pesar de todo, ten en cuenta que conozco a gente metida dentro del sistema- y si usas tu tarjeta para comprar un billete de avión, autobús o lo que sea te enviaré a un par de amigos menos sociables que yo ¡Jajajajaja!- Dijo antes de colgar.

Hacía bien en reírse. Es cierto que una vez llegué a alcanzar el título de Pokemon Master, cuando era apenas poco más que un niño. Era una época más inocente, antes del accidente. No me gusta hablar de ese día. pero qué diablos. Yo tenía un mejor amigo. Se llamaba Brock. Era bueno. Jodidamente bueno. Incluso llegamos a la final de la Liga Pokemon de ese año. Él y yo. Y casi me vence el muy cabrón. Al final tuve que usar a Charmander. Sabía que el bicho estaba en un momento delicado, entre evoluciones, y que no debía forzarlo. Pero tenía tantas ganas de conseguir esa medalla de oro. Cuando Charmander soltó la llamarada destinada al Vulpix de Brockfue un ataue tan intenso que alcanzó se cargó a su pokemon rival y al pobre Brock. Murió cinco horas más tarde por las quemaduras. Desde entonces mi vida fue cuesta abajo. Misty me dejó cuando no pude controlarme con el alcohol. Y luego me dediqué a chutarme cualquier cosa que me hiciera olvidar ese día aunque fuera surante un minuto.

Cuidadin conmigo, que tengo resaca

No me quedaba más remedio. Si quería vivir para ver el día de mañana tendría que usar al único amigo que me quedaba en el mundo.

-Pikachu, ven- le dije al bicho peludo que dormía en el sillón delante del radiador. Había perdido o vendido todos mis Pokemon, excepto a él. El bueno de Pikachu había visto mejores días: un pokemon no vive más de unos años, y Pikachu tenía el equivalente humano a un siglo. Estaba hecho un mierda y últimamente no se movía del sillón ni para defecar. Literalmente.

-Tranquilo, viejo amigo. Ya te agarro yo.- Pikachu odiaba estar dentro de una pokebola. Era el único bicho de su especie que estaba todo el día suelto. Le llevé en brazos mientras me subía a un taxi.

-Al antro de Gary, por favor- le dije al taxista. Aunque era un sitio clandestino, cualquier taxista medio decente sabe donde está. Gary, aunque no os lo creais, era un buen amigo mío hace años. Su abuelo era el propietario de la empresa que creaba Pokemons, hasta que la Liga Pokemon se hizo tan poderosa que se apropiaron del negocio. Desde entonces, Gary se ha dedicado a modificar pokemons genéticamente y organizar con ellos peleas clandestinas.

(continuará)

Anuncios

Ninguna respuesta to “El grito de batalla de un Pokemon (I)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: