Cosas de Frikis
El alfa y el omega de los blogs molones

Memorias del tiempo perdido

De niños nos tragamos cualquier cosa. Es un hecho. ¿¿¿QUÉ??? ¿Quién ha sido el animal que ha dicho esa burrada, eh? Que estaba hablando de niños, tarados insensibles. Es que entráis en modo “mente sucia” y ya ni razonáis ni discernís.

Me estaba refiriendo a nuestra interacción con la programación televisiva (interacción que funciona de esta forma: la tele es tu dios y tú a asimilar el mensaje). Si no de dónde me viene a mí la afición por la cocina, ¿eh? Es producto de las innumerables horas tragándome “Con las manos en la masa” que pasé de niño esperando que empezara “Barrio Sésamo”. Mira que hay cosas que puedes hacer de chico en vez de quedarse adosado a la pantalla: jugar con los playmobil, pintar, darte una vuelta, contar el gotelé de la pared, esnifar pegamento… (…o mi favorita: quemar alcohol). Sin embargo era escuchar los primeros acordes del Sabina desafinando a dúo y ya no había nada más en tu mente que ver a la cocinera rebozando croquetas y sazonando carne.

Cuando eres un crío te metes “El equipo A” y “McGyver” en vena como un campeón. Vamos, que si te hubieran puesto los capítulos de 6 en 6 ahí que te los hubieras tragado y hubieras pedido repetir, y un par de episodios del “Lagarto Juancho” de postre. Si yo recuerdo que siendo un puto criado me levantaba casi de madrugada y me tragaba todo el parte noticiario de primera hora sólo para ver un capítulo de “Super-ratón” (Algunos días se levantaban con buen pié y te ponían 2. Seguro que era el día que el encargado de la programación había mojado con la parienta. De ser así su vida sexual en pareja no era todo lo boyante que se podía desear, sobre todo él)

Luego creces un poco y te desenganchas. Te empiezan a interesar otras cosas y empiezas a darte cuenta que gran parte de lo que ves es más cafre que repartir el agua bendita entre los feligreses en las misas de semana santa con una escobilla del WC usada. Tú piensas que ya estás por encima de esas cosas y es ahí que aprovechando tu recién estrenada suficiencia deciden atacarte con drogas más duras: “Bola de Dan”, una de balón bolea (así, en castizo) femenino, “Campeones” y la etapa de Freezer de “Dragon ball”. Particularmente estas 2 últimas constituyen un fenómeno digno de estudio y admiración, sobre todo por parte de la industria cinematográfica. De hecho ya nos están llegando las primeras pruebas de que han dado con la misma fórmula: cómo tener al público atento durante capítulos y capítulos / horas y horas, con sólo un par de páginas de guión.

Como culmen de mi delirio televisivo-infantil, he de confesaros algo que me lleva corroyendo todos estos años: yo me tragé “Caballo viejo” y “Cristal” (y los primeros capítulos de “Falcon crest”). ¡¡¡SI!!! Es cierto. Era muy joven, y si es cierto que aunque necesitaba el dinero no me pagaron por verla, también lo es que no sabía lo que hacía. Menos mal que el cerebro es mu listo y borra de nuestra memoria esos recuerdos que fueros productos de grandes traumas. Gracias a eso yo no me acuerdo de nada de ellas. Como consuelo me queda que dejé de ver los dibujos animados de la sobremesa cuando llegaron Delfy y las nuevas series, sino el daño hubiera sido irreparable (según tengo entendido la segunda parte de Willy Fogg está considerada por la OTAN y la ONU como armas de destrucción masiva. Suerte para Saddam que sus copias se destruyeron cuando atacaron su palacio en Bagdad, sino ya se había ido al paredón de cabeza, aunque todavía está en ello…).

No puedo despedirme sin lanzarle un grito agónico de desesperación a los canales en abierto que emiten en nuestro país: ya que entre los canales Standard de siempre, los autonómicos (el que lo tenga), las locales y las digitales (que de tan nuevas deben tener la parrilla medio en pelotas…), a ver si alguna encuentra un jequecillo para reponer “La corona mágica”. Sí, soy valiente. Sé que es una serie que uno recuerda con mucho cariño y en la revisión puedo descubrir que era una bazofia, pero es algo que les debemos a las nuevas generaciones.

Anuncios

Ninguna respuesta to “Memorias del tiempo perdido”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: