Cosas de Frikis
El alfa y el omega de los blogs molones

También somos personas…

A menudo, a los zagales de CdF, se nos acusa de ser distantes con vosotros. En verdad se dicen muchas cosas de nosotros. Que si somos unos cabrones, que si sólo nos movemos por la pasta y el prestigio mundial, que en verdad somos como “Mini Vanilly”, que nos escriben los post como al rey los discursos (esto es verdad, lo admitimos… Sino, ¿por qué coño creéis que tenemos Becarios?).

Infinidad de necedades, de falsas acusaciones, y de vejaciones contra nuestras personas, que vamos acumulando poco a poco, y que al final del día, duelen. Normalmente atribuimos todo eso a la simple envidia. Sabemos que ser más guapo, fornido, inteligente, poderoso, sensualmente sexual para las mujeres, y tener empresas de éxito, trae consecuencias.
Pero… también somos humanos, somos personas, y como tales, sufrimos, y nos duelen todas esas palabras, porque, aunque al final del día intentemos olvidarlo acostándonos sobre montones y montones de petrodólares, rodeados de mujeres despampanantes… a la mañana siguiente, todavía están ahí (las acusaciones, no las mujeres).

Así que, nos hemos reunido todos en “la Fortaleza” (algún nombre le teníamos que poner), y en menos de lo que tarda Kimota en pedirle a Neithan que le enseñe las nuevas fotos de su preciosa hija (literalmente), decidimos unánimemente, abrirnos ha vosotros un poco. Para que veáis, que a pesar de todo nuestro gran éxito, nos hemos hecho a nosotros mismos, y que ser un friki master como nosotros, es sólo cuestión de tiempo (y de un cociente intelectual superior a 200).
Y el primer encargado de hacer ese esfuerzo, he sido yo. Más que nada, porque todos están durmiendo la mona, soy el único con una inyección de B12 disponible. Sin más dilatación… Érase que se era…

Un joven tímido y apocado. De gran intelecto, y envidiable físico. Algo así como un Peter parker post picadura, pero sin su gilichorrada subida encima. Debía rondar los 14 añazos, en plena secreción hormonal. Le pelusilla empezaba a oscurecerse, y ya no podía contarme los pelos de los huevos. Estaba creciendo, estaba en la adolescencia, y ese es uno de los momentos que marca la vida de una persona, ya que lo que haga en ese momento, le marcara el camino.

Por aquel entonces, me gustaba el cine de terror. Pero bueno, lo típico, Freddy, Jason, Mike Myers, y clásicos contemporáneos. Con esa edad, el blanco y negro es para los carcamales, y los pintamonas. Pero un día en el video club de mi barrio, alguien cometió una equivocación que cambiaria mi vida. En la sección de terror (la normal, en la que se encuentra toda la serie B, Z, Y, etc.) alguien puso por equivocación esto…

Pensé: “¿La noche de los muertos vivientes?… Puffff… esta en B/N… pero pone que es referente del cine de zombies… venga, de todas formas sólo cuesta 100 ptas”. La alquile. Lo que esa noche presencié, cambio mi vida.

La maravilla hecha imágenes se puso ante mí durante 90 minutos. A partir de ahí, mi única misión en la vida era hacerme con todo lo referente a los muertos vivientes que pudiese encontrar.


¡No Kimota, No!

Una afición que durante años me dejo en el más absoluto ostracismo por parte del resto de la sociedad. Además notaba que mi vida, a pesar de tener todo lo que siempre había deseado, desde comics hasta éxito en un campo tan difícil como él mío, no estaba completa, le faltaba un elemento esencial… El amor.
Y cuando creía que jamás lo encontraría… Apareció ella en mi vida…

Nekromantik y Nekromantic 2, me abrió los ojos. Toda una oda al amor. Yo, que hasta entonces solo me había emocionado con “La novia de Frankestein”, había encontrado por fin una Biblia de necrocortejo, con todo lo necesario para tener el amor. Me demostró que incluso para alguien como yo, el amor existía, lo único que tenía que hacer era buscarlo donde siempre había estado… bajo tierra.

Rápidamente combine mi afición, con un trabajo a tiempo parcial como “cavatumbas”. Lo bueno, que podía elegir a cualquier. Podía escoger a la “creme de la creme” de todos los estratos de la sociedad… y no tenía porque repetir. Lo malo, que esta estupida sociedad no esta todavía preparada para un amor tan puro como el mío.


Morcillon me estoy poniendo

Claro, tampoco podía arriesgarme por partida doble. Una cosa es sacarlas de su ataúd, y otra muy distinta es al cabo de días, a veces semanas si estaba en buen estado, volver a meterlas. En cualquier momento podían pillarme. Así que decidí, probar algo nuevo… hacer un caldo… Desde entonces, he encontrado una fuente inagotable de nutrientes.


¡Mira mami! ¡Este es mi nuevo novio!

Así estuve un tiempo, no sé cuanto realmente. Quizás meses ó años, lo sé. Hasta que una buena noche, mientras buscaba alguien a quien darle mi cariño, alguien me golpeo en la cabeza… cuando desperté… bueno, sólo deciros que desde que desperté formo parte de esta magna familia.

El futuro… eso, es otra historia….

Espero que con este somero resumen, me haya acercado un poco más a vosotros, como pretendemos desde la redacción. Que veáis que somos humanos, y que nos hemos formado a nosotros mismos. Cada uno tiene su historia, su experiencia vital, y gracias a eso, es ahora un friki master… porque el friki master, no nace, se hace. Tened esto siempre presente…

¡Hasta la semana que viene, Frikis!

Anuncios

Ninguna respuesta to “También somos personas…”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: