Cosas de Frikis
El alfa y el omega de los blogs molones

LOS HYPES QUE NO NOS ATERRORIZARON

Otro viernes más dando el callo, esta vez para hablaros de los hypes con vocaciones terroríficas ¿Como? ¿No sabéis lo que es un hype? No, Neithan, no son los tíos con alergia al agua y que practican el amor libre… esos son jippies, perrosflauta, piesnegros o como prefieras llamarlos.

En vez de perder el tiempo tratando de explicar lo que es un hype, mejor lo copio de la wikipedia, que, como siempre, estoy un poco vago. Ea!, ahí lo tenéis:

Hype: “es un anglicismo que literalmente significa “bombo”. Termino que está muy relacionado con su uso coloquial, al que se refiere como una exageración de un acontecimiento, generalmente al lanzamiento de un producto (como en ‘anunciar a “bombo y platillo”‘). Este efecto se consigue gracias a una exitosa campaña de publicidad y buenas criticas, haciendo que el consumidor final acabe deseando ese producto.

La parte negativa del hype es que a la hora de probar y usar el producto el consumidor se puede ver desilusionado con el resultado final pues esperaba mucho más de él, incluso cuando el producto realmente puede ser excelente”.

¿ha quedado clarito? Pues empezamos:

El Exorcista
Example

Una de las grandes endiosadas y, además, sin motivo alguno, porque ¿qué hay de acojonante en que a una niña le da vueltas el gepeto? ¿y en ver como echa la raba? vamos, si os acojona esto, no os vengáis de marcha con los redactores de CdF porque las noches suelen acabar en un recital de vómitos que no tiene nada que envidiar al de “El sentido de la vida”. Y ¿qué me decís del prota? pero si es un cura ¿quien coño puede empatizar con un tío adicto al celibato y cuyo sentido del estilo pasa por llevar alza cuellos? si todavía lo hubiera interpretado Bruce Willis, desmarcándose con una de sus frases, en plan “las hostias que yo reparto no están consagradas”, la película habría ganado enteros.

El Resplandor
Example

Parto de la base que considero a Stephen King un escritor mediocre… lo siento, pero mis gustos literarios, sobretodo en lo que a terror se refiere, están más próximos a los estándares propuestos por los recurrentes Poe, Lovecraft o Robert W. Chambers y su “El Rey Amarillo”que, aunque el título lo sugiera, no tiene nada que ver con Elvis puesto de hachis hasta las cejas; aún así, algo de mérito le reconozco a King porque, muy de vez en cuando, tiene ideas brillantes y “el Resplandor” es una de ellas. Tal vez por eso, le tengo tanta manía a la versión de Kubrick, que no es más que un churro con todo ese simbolismo a lo Lynch y ese Nicholson más desencajado que un yonqui en la cola de la metadona, que perdura en el tiempo solo porque se trata de la visión de un director de renombre de un género considerado menor, como si todo lo que se hubiera hecho antes (y después) fuera poco menos que mediocre.

El Sexto Sentido
Example

Llego el señor Apu Nahasamapetilan con su niño prodigio, su “en ocasiones veo muertos” y su giro final, y se metió al público en el bolsillo con una película poco más que correcta. Yo, para ser sincero, también vi muertos durante la proyección de la misma, pero de aburrimiento, cosa que se habría solucionado en un momento si el señor Willis se hubiera puesto a repartir tollinas entre los ectoplamas como Diso Hitch manda… joder, si hasta podía haber sido el pistoletazo de salida para una serie en la línea de “Luz de Luna”, con un detective fantasma enfrentándose a casos paranormales, manteniendo la tensión sexual no resuelta que se traía con el repelente Haley Joel Osment como gancho para la audiencia.

El Proyecto de la Bruja de Blair
Example

Uno de los mayores fraudes la historia del cine, demostró que es más importante como vendes un producto que el producto en sí, porque la película es un tostón de los que hacen época, todo el rato sufriendo a una adolescente mocosa robando plano ¡y ni siquiera se le ven las tetas! ¿pero qué clase de perversión del género es esta? todo el mundo sabe que una de las reglas ímplicitas del terror es que siempre, siempre, debe haber una secuencia donde se muestre un conato de jincamiento y los pechos generosos de una rubia exuberante. Por suerte, el tiempo ha echo justicia y ya nadie se acuerda de ella.

The Ring (la señal)
Example

Vale, no’stamal, pero, joder, abrió la puerta a todas esas producciones japonesas/koreanas/thailandesas que a día de hoy saturan las estanterías de los videoclubes, donde se producen situaciones la mar de curiosas, gente rechazando grandes clásicos como “Pesadilla en Elm Street 4: The Dream Master” (1) porque “no cojas esa, que son todas iguales” para acabar alquilando el último bodrio llegado de oriente, como si este fuera el colmo de la originalidad… a ver, que adivino, una niña, preferiblemente con el pelo bien largo, muerta de manera violenta y que no ha encontrado sepultura, de dedica a putear un poco a todo aquel que se cruza en su trayectoria ¡y encima tiene la cortesía de avisar con antelación! ¿pero donde coño se ha visto eso? los auténticos psicokillers matan a traición, por la espalda y de la manera mas aberrante posible, nada de sustitos o polleces por el estilo.

(1) Que sepáis que os perdísteis una de las mejores entregas, puro desfase ochentero, con combate de Karate incluido, firmado por Renny “nuncaessuficientesangre” Harlin.

Eso es todo.

Anuncios

Ninguna respuesta to “LOS HYPES QUE NO NOS ATERRORIZARON”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: