Cosas de Frikis
El alfa y el omega de los blogs molones

Juguetes de verdad

(Hoy, otro post de uno de nuestros posteadores reserva, el amigo JULS.)

Pronto me nacerá un sobrino y mi responsabilidad como tío friki me hace reflexionar profundamente… ¿con qué juegan los niños hoy en dia? ¿con un puto tamagochi? ¿con soldados de la paz? ¿con la Nintendo DS? ¿con el asexuado de Action Man? ¿la PSP? bah! gilipolleces para niños menosmola.

Los de mi generación sí que tuvimos unos juguetes cojonudos y no hablo de la peonza (que molaba un huevo) ni del yoyo (que era la hostia) ni de las canicas (en las que era el puto rey), os hablo de unos guerreros indómitos que luchaban con pistolas láser y espadas mágicas en un mundo salvaje y lejano.

Por supuesto estoy hablando de… ¡Los Masters del Universo!


Mirad esos bíceps, esos pectorales, esa cinturita estrecha, ese cuadriceps, esos aductores… joder, si es que me están entrando ganas de ser como Jesús Vázquez.

Ahí esta la perfección hecha plástico. No exageraría si dijese que Heman SI que esta hecho a imagen y semejanza de Dios, y no el ser humano, que en comparación es gordo y feo.

Anabolizantes hasta las cejas, mirada macarra, dientes apretados, pose pendenciera, ¡eso sí que es un modelo de conducta para los niños! Parece que te esté diciendo: “Hay que ser muy duro en el mundo de Eternia, chico, si no quieres acabar de tentempié para los grandes saurios.”

“El mundo esta lleno de criaturas malignas, seres obscenos, demonios del abismo y bestias inimaginables que sólo desean torturarte, devorarte y consumir tu alma. Todos ellos sirven a la oscuridad y lo que quieren es convertir nuestro mundo en un erial vacío y muerto. ¿Quieres una alianza de civilizaciones? ¿Crees que puedes solucionarlo dialogando? ¡No, ridículo mequetrefe! Será mejor que tengas tu hacha de batalla a mano porque no te darán ni una mínima oportunidad, en un abrir y cerrar de ojos te arrancaran las entrañas y se las darán de comer a los buitres. Porque allí fuera esta…”


¡…Skeletor! La personificación del mal, de piel azulada, ciclado a muerte y en lugar de rostro una calavera eternamente cabreada. El gran hechicero, el señor de las artes oscuras, el maestro del engaño y la traición.

Un auténtico hijoputa, vamos, que le da igual arrancarse una astilla del dedo, que arrancarte la piel a tiras u organizar un picnic campestre que saquear un poblado de granjeros hasta reducirlo a cenizas.

Un villano que disfruta siendo un cabrón, no como los de ahora, que parece que no es que sean malos, es que la vida los ha empujado a ello, ¡amos no me jodas!

A cada una de nuestros encantadores héroes les acompaña una pandilla de amigotes hipermusculados casi tan duros y malcarados como ellos, a los que les gusta golpear primero y preguntar después. Si estas donde no debes, ten por seguro que probaras un buen bocadillo de nudillos y después oirás: “¿Quién eres tú y qué haces aquí, memo?”

Así podemos encontrar a:


Trapjaw, un auténtico mamonazo mitad bestia, mitad máquina. Colega de Skeletor desde que fueron juntos al instituto del mal.

Tiene un puto brazo mecánico con miles de excitantes complementos con los que torturar a los cautivos y una mandíbula de hierro con la que muerde las extremidades de los prisioneros para triturarles sus huesos y chuparles el tuétano. ¡Genial!


Mekaneck, un amiguete de juergas de Heman. Con unas gafas a lo Cobretti y el cuello extensible como una jirafa es ideal para acojonar a la peña que se les pone vacilona en los parkings de las discotecas de Greyskull.

¿Alguien se ha fijado en el desproporcionado tamaño de su maza? No me extrañaría que tuviese algún tipo de complejo…

Además con Skeletor podemos encontrar a Beastman, su sirviente personal. Un auténtico animal sin escrúpulos, maestro en el arte del látigo creativo. Y a Merman, un abotargado ser de los abismos oceánicos que cansado de follarse a peces globo (antes se llamaban peces delgados) salió a la superficie para putear y dar por culo, principalmente.

Del lado de Heman tenemos a Manatarms, un gladiador veterano con muy malas pulgas y muy poca paciencia. La clase de tipo al que no tienes que mosquear, porque a los dos segundos estaría a tu espalda haciéndote una llave para romperte el brazo. Y Stratos, el colega alado de Heman. Gafas oscuras, pecho peludo y perilla macarra, un auténtico chulopiscinas aéreo.

Qué titánicas historias vivían estos personajes, protagonizaban las mayores batallas en el límite del universo, combates míticos que hacían tambalearse los mismísimos cimientos de la realidad. Persecuciones al límite con Skeletor sobre Panthor y Heman sobre su Road Ripper, secuestros y posteriores vejaciones de Teela, asaltos suicidas al castillo de Greyskull, masacres de poblados inocentes, torturas, venganzas… en fin, todo lo que un friki infantil podía desear.

Y no nos olvidemos de aquellos comics cojonudos que venían con los muñecos:
http://www.he-man.org/primary_sects/comics/html/mini_comics/motu/index.shtml


Y por último recuerda, si un hijo/sobrino tuyo juega con algo como esto, camiseta tirantes, pantalones piratas, barba de dos días…

… realmente no pasa nada, muchos individuos famosos que han triunfado en nuestro país han jugado con cosas parecidas, gente como: Jorge Javier Vázquez, Enrique del Pozo o Boris Izaguirre.

Pero si quieres que tu hijo sea un friki de provecho, pégale, luego vuélvele a pegar, y por último consíguele un Heman inmediatamente.

Anuncios

Ninguna respuesta to “Juguetes de verdad”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: