Cosas de Frikis
El alfa y el omega de los blogs molones

EXPOGAFI. Capitulo 2

El olor… Lo primero que me golpeó al entrar fue el olor, o la ausencia de él. Allí no existía ese cruce entre matadero cerrado y bolsa de gimnasio mojada por el orín de un perro. En esta convención, a diferencia de otras, se iba a respetar la Carta de los Derechos Humanos, y se obligaba a la concurrencia a venir con los mínimos que exigía la higiene corporal. Punto para ellos. El hilo musical era un popurrí de Bjork, Silvio Rodríguez, y el hijo tonto que nunca tuvieron, y aun así nació y grabó un puto disco. Empate. Había mas mujeres, pero eran tan feas que casi agradecí el efecto secundario de ceguera temporal de la cerveza de lagarto que le había comprado al chino en la cola.

Nada mas entrar, me encontré con Álvaro Pons rodeado de unos pocos cientos de acólitos. Después de hacerme sitio a cabezazos, conseguí acercarme lo suficiente a él para pedirle explicaciones, por hacerme comprar, siguiendo sus recomendaciones “el Día del Juicio”. Justo cuando iba a alcanzarlo, se giró y mirándome a los ojos, me cogió la mano y después de estrecharla con efusividad me dijo:
¿”¿Qué tal estas? Soy Álvaro Pons ¿has leído “Maus?” “Me alegro mucho de haberte conocido, nos vemos”.

Lo siguiente que recuerdo es intentar arrancarme las manos a mordiscos mientras pagaba por el tomazo del ratón de los cojones, y en mi mente resonaba “una obra increíble, increíble, increíble”. Estaba poseído por el criterio de Álvaro Pons… una experiencia aterradora, pero por suerte el efecto fue pasajero, así que fui a descansar la vista sobre una exposición de Luis Royo titulada Hembra-Maquina. Después de ver mujeres de enormes pechos con vaginas aspiradoras y mujeres de enormes pechos y vaginas lavadoras, me paré delante de una obra titulada Moto Hembra, una mujer con enormes pechos y ruedas y tubos de escape en lugar de vagina.

-Esta obra hay que verlas sin prejuicios, apartar de la mente todo lo sexual y centrarse en lo visual. La mujer, el objeto supremo, la belleza captada, Andy Warhol… ¿qué opina Vd? ¿Esa camiseta de es de Kurosawa?
-a la moza le falta un manillar en la cabeza.
-pero, en ese caso, podría cogerle la cabeza mientras…
El tipo empezó a ponerse colorado y a sudar. Se marchó enojado a reencontrarse con la objetividad visual que yo le había arrebatado a la sala de Milo Manara.

Mientras empezaba la charla coloquio con la Satrapi (“Persepolis: el lugar de donde huye la inocencia”) curiosee por los stands de novela grafica, dando fe de una cosa que una vez me dijo un fenicio “a todo el mundo le pasan cosas, si cuentas las graciosas acabaras como monologuista del club de Flo, si cuentas las tristes, acabaras como autor de novela grafica”.

Alli vi los siguientes títulos:

“Un verano cogiendo cangrejos” de Hans Vondenpoyen.

En ella el autor nos hace participes de un verano que paso con su abuelo sordomudo cogiendo cangrejos…y ya está, el personaje no folla, no mata, no conoce a nadie, no habla con nadie, solo se tira 90 días cogiendo cangrejos.

“La silla de la sala de espera” de Roger Guarrisch

Según la solapa, es un vistazo de la realidad desde el punto de vista de una silla de la sala de espera de un dentista de Tennesse.”Si no se han sentado en tu cara jamás comprenderás esta obra” dice el autor en la contracubierta.

“el gallinero” de Jaime Oswaldo de Verraco

“Siempre se han usado animales para desarrollar problemas humanos, la novedad de esta obra, es que usa animales, en este caso gallinas, para expresar y describir la problemática de los nabos de regadío”.

“El sexador de pollos ” de Ori Macías

“En el sexador, Ori Macías, nos envuelve en el asfixiante mundo de un hombre alienado por su trabajo y que encuentra el amor en una maquina de tabaco que todos los días le da los buenos días, hasta que descubre que dentro de la maquina no habita ningún enano transexual con voz de miel, estallando la tragedia”.

Miré mi reloj de Don Mickey, era la hora de la charla coloquio, así que después de hacer bajar con dos latas de cervezas las ultimas pastillas que Petaman me había pasado, me sumergí en el apasionante mundo de las charlas coloquios gafipastis…

La Satrapi se tiro hablando en francés 2 horas ¿ de qué? Y yo que coño sé. A los 5 minutos de que empezara a hablar me puse a repasar mentalmente todas las veces que habían matado cinematográficamente al chino que sale en todas las películas, así que comprenderéis que estuviera entretenido todo ese tiempo.

Cuando llegó el tiempo de ruegos y preguntas, alcé la mano rápidamente. “Periodismo bonzo” me habían aconsejado Canonball y Sev, y luego se habían empezado a partir el culo, recordé.

-el caballero de la camiseta de Kurosawa.
-Experimento 626 de “Friki Times”.

En ese momento, pude percibir por el rabillo del ojo como el jefe del cotarro, más pálido que un becario de Kimota, susurraba unas palabras a los gorilas que me habían seguido durante toda la excursión. Había que actuar rápido.

-Srta. Satrapi, unas preguntas tan solo. Ahora que su comic es película, y va a los Oscar y todo eso ¿piensa aprender a dibujar de una puta vez? Su obra ¿cuánto le debe al soldado desconocido de Garth Ennis¿ se puede considerar su obra como una spin-off de 300? ¿Todo ese pelo en la cara es natural?.

A medida que le hacía las preguntas la cara de la Satrapi conseguía un raro parecido con Etrigan, incluido expulsión de espuma por la boca, y empezó a farfullar palabras que si bien no entendía en toda su riqueza lingüística, si que pillaba el tono en que iban dirigidas hacia mi persona. Algo así como “le cabron con la camisette de Kurosawa , les collons allez la bandere, les collons”, no pude entenderla del todo debido a la velocidad con la que tuve que salir de aquella sala, perseguido por los putos gorilas y un pequeño dragón azul que a veces se podía ver , según Petaman, gracias a las putas pastillas. Atravesé la puta convención todo lo rápido que mis poderosos músculos formados en interminables horas de abrir bolsas de doritos me permitieron. ..Y lo extraño fue que no me alcanzaron…
Cuando conseguí salí a la calle, un niño que paseaba un perro se me acercó.

– que camiseta del profesor Miyagi mas chula ¿ donde te la has comprado?

“Quizá haya esperanzas” pensé sonriendo al niño.

Y le pegué una patada al puto perro.

Ninguna respuesta to “EXPOGAFI. Capitulo 2”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: