Cosas de Frikis
El alfa y el omega de los blogs molones

Reseñas Frikis

Para que os voy a mentir. Esta semana ni he tenido ganas ni he tenido tiempo como para sorprenderos con otro de mis apasionantes artículos de investigación. Pero cuando me recupere del resacón del Expocomic – que tendrá, como siempre, gran presencia por parte de este blog – pondré al becario a investigar sobre cualquier tema lo suficientemente interesante como para que no le dé más de 100 azotes.

Así que por ahora, tendreís que conformaros con una ronda de….

De nuevo, os guiamos por el tortuoso camino del frikismo. Cuando no sepáis que comprar. Cuando estéis en duda sobre tal o cual serie, película, o jamón de patanegra seguir, sólo tenéis que recurrir a este pozo de sabiduría llamado CdF.

SCARS – Número 1 de 6 –
El ataque del Warren Ellis de 50 pies, que junto a su sidekick, Jance Burrows al lápiz, nos da una historia de policías de homicidios de las clásicas.

Un policía obsesionado por la muerte de su hija, se ha vuelto con el paso del tiempo en un insensible hijo de puta que no se amilana ante la visión de su siguiente caso, un grupo de traficantes, así como su correo, reventado a tiros y dejado como carroña en el almacén de
sus trapicheos. Todo apunta a ajuste de cuentas.
Poco después, se reciben unas cajas en un centro de caridad para niños. Cuando lo llaman por el cadáver, este resulta ser una antigua novia – o esposa, no lo deja claro – que ha sido despedazada y metida como piezas de tetris.

Todo ello en un blanco y negro que le da ese toque a cine negro que a los aficionados a dichas películas no gusta tanto. Se adereza con un dibujo competente, una perturbada obsesión por lo cadáveres en primer plano, sangre, y algún que otro insulto, y tenemos una serie que de
seguir así, promete.

Molometro: 7 – a espera de más números –

Zombies!

Otros 5 números guionizados por Shane McCarthy. La historia tiene también ese gusto clásico. Un autobús lleno de presos chungos se estrella en medio de la carretera. Los policías deciden encadenarlos y buscar un teléfono, llegando a una ciudad que, como no, es un paraíso zombie.

El primer número engaña con el dibujo. El resto parece hecho por un tetrapléjico con un lápiz atado al nabo, lo único movible de su cuerpo. Eso sí, el guion compensa con frases molonas, sangre y vísceras a tutiplén, tetas y empujones, situaciones bien llevadas, y final de los buenos.

Pa leérselo con una buena cerveza.

Molometro: 6

Ghostbuster: Legion.

Miniserie de 4 números en donde, bajo guión de Dabb y dibujo de Kurth, nuestros viejos amigos se dan de rayos de protones con toda clase de criaturas sobrenaturales.

Ambientada 6 meses después de la primera parte, el grupo está en plena vorágine de éxito. Llamados para programas de televisión, con su propio merchandising, forradas hasta el culo, etc. Sin embargo, Ray esta jodido ya que quería demostrar que lo que hacían era absolutamente científico, y no una simple burla sacacuartos como ahora. Todo se complica cuando la actividad ectoplasmica se dispara en la ciudad. Algo nuevo y poderoso se avecina… y Ray ha desaparecido. La cosa esta mu malita.

Un guión divertido con multitud de referencias al mundo Ghostbuster, un dibujo que, aunque no es malo, bebe un poco de lo hecho por Humberto Ramos en series como “Crimson” ó “Out There” – es decir, tiene un toque “amerimanga” – y lo importante realmente, un buen ambiente y muchos, muchos, muchos fantasmas de las formas y colores más variados… ¡Ah! ¡y sale Moquete!.

Molometro: 8

Y ahora un poco de Reseña a una serie Usaméricana.

Reaper.

Sam Oliver es un tipo que dejo la universidad, se pasa la vida trabajando en el Bench – que es algo así como el Leroy Merlin – y está enamorado de su mejor amiga Andi. El mismo día de su 21 cumpleaños, sus señores padres le comunican que vendieron su alma al diablo para curar una grave enfermedad de su padre. Vaya par de hijos de puta.

El diablo, que es un cachondo, le da a elegir entre dos opciones: A/ Morirse ya y acabar con el asunto que se le queman las lentejas, ó B/ Hacerle de cazarecompensas del infierno, porque allí tiene overbooking y se les están escampando algunas de las más chungas.

Como el chaval es listo, decide lo segundo, y el diablo le da un artefacto en el que tiene que encerrar a esa alma. Evidentemente, se tendrá que buscar las habichuelas para encontrarlas y atraparlas sin que una de ellas le vuele la cabeza. Entretanto tendrá que lidiar con su trabajo así como intentar engatusar a su amiga Andi para que se deje llevar al catre.

Pero para cazar a los demonios no estará solo, sino que contara con la inestimable ayuda de su amigo Sock – un cabrón con un sentido del humor de lo más hijoputesco – y de Ben, un latino que se apunta a todo a pesar de ser un cagao. Los tres trabajan en el Bench de día, y capturaran almas… cuando puedan.

Serie cómico-trágica-paranormal producida por Tara Butters y Michele Fazekas, y apadrinada por Kevin “The MAN” Smith, el cual dirigió su primer episodio para deleite de la legión de frikis que lo siguen allá donde va. Es una serie divertida, con una historia no demasiado complicada, y que si la ves sin pretensiones te acabara enganchando.

Aún así, no es nada del otro mundo. Los episodios siguen todos la misma tónica, salvo por los artefactos capturadores – impresionantes las gilipolleces que le da el diablo -, la mala baba de “Don Diablo” y los momentos cómicos que proporciona el bueno de Sock, que es, junto al Diablo, lo mejor de la serie. No está mal, pero podría ser mucho mejor.

Molometro: 7

¡Hasta la semana que viene, Frikis!

Ninguna respuesta to “Reseñas Frikis”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: