Cosas de Frikis
El alfa y el omega de los blogs molones

(Más) Historias para no dormir.

La última moda en las interwebs mundiales son los llamados “Easter eggs de la vida” o “Secretos”. Historias de mucho, mucho miedo. Algo así como si Funebris posteara su diario, pero con menos sexo. Al igual que los chistes, no parecen tener autor, y se van contando de boca en boca (o, en este caso, de copypasteo en copypasteo.) Básicamente son leyendas urbanas de las de toda la vida, pero con más ganas de quitarte una noche de sueño, que hacen quedar como patéticas pelis para niños a la última producción terrorífica de Hollywood.

INSTRUCCIONES PARA PASAR UNA NOCHE DE INOMNIO:

-Espera a las dos o las tres de la mañana para leer esto. (Hacerlo en el curro, mientras controlas que el jefe no se acerque, aunque también terrorífico a su manera, no mola tanto)

-Asegúrate de hacerlo a solas y con las luces apagadas.

-Deja una puerta entreabierta a tu espalda.

-Si te molan, se los envías a tus amiguetes, para que se acuerden de tí y de tu família.

El más popular de los copypasteos es probablemente el de “Los Guardianes”. Va tal que así:

“En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier institución mental o sanatorio que te permita la entrada. Cuando llegues a la mesa de recepción, pide que te dejen visitar a una persona que se llame “el guardián del Final”. Si ves que el recepcionista te echa una mirada atemorizada, te llevarán ante una de las celdas del edificio. Dicha habitación está situada probablemente en una planta bajo tierra, que no se pueda ver desde el exterior. Te dejarán a solas en un corredor en el que sólo hay una puerta al fondo, y lo único que podrás oír desde el interior de la celda es el sonido de alguien hablando solo. No oirás muy bien lo que dice, pero podás darte cuenta de que está en un lenguaje que desconoces, y a pesar de ello, inundará tu alma de pavor.

Si en algún momento el hombre para de hablar, PÁRATE y LO MÄS RÁPIDO POSIBLE dí en voz alta: ‘Pasaba por aquí, y me gustaría charlar’. Si la única respuesta es el silencio, vete corriendo. No te pares por nada, no hables con nadie, permanece en movimiento continuamente. No vayas a casa, no pares a dormir en un hotel Sigue andando toda la noche o hasta que caigas rendido. Por la mañana sabrás si has escapado.

Si la voz que viene desde la celda emite algún sonido, continúa. Cuando llegues a la puerta de la celda, podrás ver desde los barrotes una habitación sin ventanas con una persona en una esquina, hablando en un lenguaje extraño y abrazando algún objeto. La persona sólo responderá a una pregunta: ‘¿Qué pasa cuando los reúnes a todos?’

Dicha persona, entonces, te mirará a los ojos y te contestará la pregunta, con cada pequeño y horripilante detalle. Muchos se vuelven locos al oírlo. Otros desaparecen poco después de la reunión y unos cuantos se suicidan a las pocas horas. Pero la mayoría no pueden evitar hacer lo peor que podrían hacer y miran al objeto que la persona tiene en las manos. Tú también querrás mirarlo. Queda avisado, pues, que si lo haces sufrirás una muerte lenta y espantosa.

En esa habitación. A manos de esa persona.

Ese es el primer objeto de 538. Nunca deben reunirse. Nunca.”

¿Qué? ¿Como se os ha quedado el cuerpo? ¿Bien? Esperad, que hay más:

“Durante el verano de 1983, en un publo cerca de Minneapolis, se encontró el cuerpo carbonizado de una mujer dentro del horno de una pequeña granja. En la cocina, además, se pudo encontrar una cámara de video en un trípode, apuntando al horno. Dentro de la cámara no había cinta.

Aunque inicialmente se consideró un homicidio, días más tarde se encontró una cinta VHS en el fondo del pozo de la granja, que se había secado años antes.

A pesar de estar en malas condiciones y no tener sonido, la policía pudo ver el contenido de la cinta. Se veía una mujer grabándose a sí misma con la cámara, entrando en el horno y cerrando la puerta. A los ocho minutos del video, el horno se pone a temblar violentamente y se ve humo saliendo de la puerta. La cámara sigue grabando 45 minutos de silencio, hasta que se le acaban las baterías.

Nadie supo nunca quién sacó la cinta y la tiró al pozo. Ni porqué el cuerpo carbonizado pertenecía a alguien mucho más bajito que el de la mujer de la cinta.”

¿Qué? ¿Una más? Venga:

“Un hombre en su treintena pagó por una habitación en un hotel. El recepcionista le dijo que sólo quedaba una libre, con una cierta mirada de temor en sus ojos. Al darse cuenta que la habitación que tenía delante de la suya no llevaba número y tenía una cerrradura antigua, como de los años cincuenta. Le entró curiosidad e intentó abrirla. Por supuesto, estaba cerrada. Se agachó y miró por la cerradura. El hombre vió a una mujer completametne blanca en una esquina de la habitación. Confuso, se volvió a su cuarto. Al día siguiente, antes de salir, le dio por echar un vistazo otra vez, y miró por la cerradura. Lo único que se podía ver era el color rojo. No se podía ver la habitación, solamente algo rojo cubriendo la cerradura.

Un poco acojonado, bajó a recepción y preguntó al encargado acerca de la habitación. El encargado le dijo que no habían tocado esa habitación desde hacía décadas, cuando una mujer se suicidó allí. Aparentemente se había suicidado porque todo el mundo la trataba como a un bicho raro, ya que era albina y tenía los ojos completamente rojos.”

Bueh. Y estos son algunos de los ejemplos más populares. Pero, personalmente, el que me acojona de verdad es este:

“Hay un video colgado en Youtube. En el video puedes ver una escena normal y corriente de una família americana dando una fiesta de cumpleaños para su hijo. El video en sí apenas dura tres minutos, y seguramente, como tantos otros, puedes ver el video y no pasará nada.

Pero algunas veces, una persona de cada mil o así, asegura que una vez hay algo distinto en el video. Concretamente, un hombre viejo con sombrero que no habías visto hasta entonces, dándole la espalada a la cámara y temblando. Puedes haber visto el video cien veces y no haber visto nunca al hombre. Puedes ver el video muchas veces más y no volver a verlo. Que se sepa, nadie ha visto al hombre dos veces.

Algunos de los que lo han visto aseguran que cuando el hombre del sombrero aparece en el video, huele mal en la habitación en la que están. Los que creen haberlo visto, dicen que ha pasado en distintos momentos. Algunos le ven en el jardín, en el minuto 1, otros dentro de la casa, en el minuto 2. Intentos de contactar con el que colgó el video en youtube han sido infructuosos.

El video puede verse aquí.”

Bueno, y eso es todo por hoy, niños y niñas. Felices pesadillas.

Ninguna respuesta to “(Más) Historias para no dormir.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: