Cosas de Frikis
El alfa y el omega de los blogs molones

CdF Inside: Semana II

Akira Oyakuzo vi una luz alejarse en el frondoso bosque de Orishami en su Japón natal, Akira pensó que aquello era un designio de mala fortuna, que el cosmos debía de estar cambiando y la justicia universal iba a empezar a dar pal pelo a todos los americano, se equivocaba, eran unos japos que querían hacer dogging.
En ese momento al otro lado del mundo ( más o menos) nacía Petaman. El mundo cambiaría para siempre.

Definido como sus compañeros como alguien “apacible” su existencia cambió cuando en un Día de su zona descubrió el amanecer de su marcada personalidad y su inclinación por los monaguillos y las pelis de Charlton Heston.

“Po no que er colega me dise de que arquello se le metió jolito en er pantalón, y llevaba el bicharraco un peaso burto que paresía que ehtaba con al caña de pescá echá…” -argumento Benito Pujalte Llorente, kiosquero que le daba los pitis gratis- aquello que hacía “burto” era un ambientador de pino con forma de hoja porrera (no, Coñoloco, de esas no), es aquí my dears friends donde empieza la leyenda de Petaman.(que os creíais que habia comenzao unos párrafos antes, ¿no?. Se llama intriga literaria, que ahora estoy con unos cursillos de novela y lo llaman así…)

A los 15 se dejó crecer el pelo.
A los 16 se lo cortó.
A los 17 se lo volvió a dejar crecer.
A los 18 empezó a guardarlo en una cajita y a peinarse con esponja.

Mientras, a sus tiernos 13 años ya se había hecho con el negocio de abasto de la zona, diciéndole a todos sus amigos “que las drogas son buenas, te ayudan a ver elefantes y a ser grandes compositores de música”( desde CdF queremos decir que no apoyamos el uso de drogas, solo si son gratuitas, a lo que debeis de decir que sí, porque esas oportunidades no se dan todos los días).

A los 14 años conoce a Adbar Sabbar Jenkins, mientras Petaman doblaba una esquina tropezó con la cabeza de Abdar, “la jodída no había dado la vuelta cuando yo ya llegué allí”( es la frase latiguillo de esta anécdota que tantas veces hemos tenido que escuchar por la redacción, es más; desde CdF queremos decir que no apoyamos la conjetura de Petaman, que Adbar tiene una cabeza acorde con el tamaño de su cuerpo, lo juramos), tras un pequeño altercado( y es que las grandes relaciones siempre empiezan en peleas, al menos esto es lo que nos enseñan los crossovers…) lo solucionaron fumándose la pipa de la paz (desde CdF queremos decir que no apoyamos el uso de pipas, somos más de pistachos, altramuces y aceitunas) y maquinando el plan malvado que llevaría al primer cimiento de por la entonces todavía no conocía organización CdF.

A los 22 aprende a enceder un ordenador.
A los 23 se lee el manual de uso del PC.
A los 24 se toma un año sabático.
A los 25 aprende a apagar un PC.

“Creo que ha llegado el momento, Adbar”
“Laputamadrequepariópanete, ¿qué mariconadas me dices, Petaman?”
“Tenemos que tener algo en común, algo que sea nuestro y de nadie más”
“¿Que te haga un chiquillo?”
“No, no me refier…”
“¿Adoptemos?”
“Dejame acab…”
“¿Lo robemos?”
“La verdad es que si que puedes llegar a ser retorcido, coj…”
“¿Compramos un perro?”
“¡¡NO!!, joder, que pesao, ya no te paso más la mierda que me viene de Bielorrusia, me refiero a que debemos de tener algo más que nuestra amistad”
“Putomaricademierdacomotecojaterevientolaputacarasopeaso…”
“No me refiero a eso…un momento, si yo nunca digo “me refiero” como coño es que ya lo he usado dos veces en menos de un minuto”
“Ni idea, yo no escribo esto, si yo lo escribiera tendría faltas de ortagrafía y la cabeza de gran tamaño la tendría entre las piernas…”
“Bueno…deberíamos crear un algo, un ser que nos vaya a por la comida y que haga el trabajo sucio por nosotros, alguien capaz de todo por tener nuestra amistad”
“Ya tenemos a Experimento”
“Pero tío, que estamos antes de toda la mierda de CdF, Experimento ni siquiera se ha llegado a poner al linea RDSI, ¿como coño has podío decir eso?”
“Porque te repito que yo no lo estoy escribiendo, además, era la gracia que pegaba”
“Creo que este diálogo dejó de tener gracia hace mucho”
“Puede, por lo menos no hay videos de yutú, Batman amagandose con robín o lo que quieran que hagan en ADLO!”
“Hombre, visto así…”

Tras cabilaciones varias decidieron comprar un mecano.
El ticket marcaba 3.995 pts de las de entonces.
¿El producto?. Un mecano. Un juego de moentar cosas estilo bricolaje, nada que ver con los orteras aquellos…
Pensaron que pudieron crear algo extraordinario y fuera de lo común, solo lograron montar un coche, un avión, una noria y un cocodrilo, y sin reutilizar las piezas.
Abandonaron aquel proyecto por otro más real, hacer amigos de verdad.
En una partida de strip-rol( algún día explicaremos las reglas…) conocieron a Hombre Medicina.

Un ser sin futuro ( así me ahorro tener que inv…ejem, buscar en los archivos que blablablabla…) ni pasado, alguien que siempre estará aquí incluso cuando nos hayamos ido ( como Yoko Ono…)

La siguiente semana…ya veremos, las sorpresas se multiplican y mis pastillas se están terminando.

Ninguna respuesta to “CdF Inside: Semana II”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: