Cosas de Frikis
El alfa y el omega de los blogs molones

Ciclo Monstruitos: Hobgoblins.

Como siempre los jueves tenéis el honor de leer los dogmas que vuestro puto ídolo Funebris os escribe.

Los dogmas de esta semana vuelven a estar centrados en el ciclo que comenzamos la semana pasada. CICLO MONSTRUITOS, ya se ha convertido en un clásico más. La gente me para por la calle a pedirme autógrafos, besarme los pies y ofrecerme a sus virginales hijas. Al ser un hombre tan ocupado, los mando a todos a pelar topos… aunque me quedo con sus hijas.

Esta semana vamos a abordar otro hijo bastardo de ese fenómeno mediático que fueron los Gremlins. Si la anterior revisión se centro en esas advocaciones diabólicas llamadas Ghoulies, esta se va a centrar en otra serie de pequeños vástagos, HOBGOBLINS.

El viejo McCreedy lleva años trabajando en un viejo estudio de cine y sabe todo lo que allí se cuece. Cuando el joven e impetuoso Kevin llega para trabajar como vigilante, este le advierte que no baje por nada del mundo al sótano pero pasa del viejuno y baja.

Allí encuentra una cripta. Al abrirla de ella salen unos extraños seres peludos, cercanos a extraterrestres demoniacos, que responden al nombre de Hobgoblins. Esas criaturas traviesas que se mueven siguiendo impulsos de luz y que se apoderan de las fantasías de la gente haciéndolas realidad se estrellaron en el estudio hace décadas y después de dar muchos problemas fueron encerradas en la cripta. Sólo reviven de noche y, tras huir de Kevin dejándolo atontao, comienzan a sembrar el caos en la ciudad poniéndola en peligro y debiendo ser detenidos antes del amanecer y de la total perdición.

Esta maravilla de 1987 es un Juan Palomo como mandan los canones. Rick Sloane no sólo la dirige, sino que escribe el guión, monta, y hace la fotografía. Este tipo es un Humanista del siglo XX. Sloane, siempre ha sido un director conocedor de sus limitaciones motivo por el cual se ha enmarcado exclusivamente en la serie B más casposa y con cierto aire Trash siendo comparado con John Water, Ed Wood ó el DIOS DEL CINE, Uwe Boll. Entre sus grandes obras destaca esta Hobgoblins ó las 6 parte de Vice Academy – una parodia de Loca Academia de Policía, pero sólo con tías enseñando mamellas todo el rato. Una obra maestra. -.

Hobgoblins es, sin duda, uno de los productos derivados de Gremlins más casposos, insanos, y mal realizados de los que he visto nunca. Y por eso ha de ser adorada. Desde el principio ya nos presenta de qué va a ir la cosa, con un tipo llamado Dennis, que abre esa cripta para asomar el ojo, y comienza a alucinar más que Kimota cuando le dieron el papel de Campanilla en la obra de teatro del colegio. Este Dennis, se cree una estrella del rock hasta que le da un colapso y el bueno de McCreedy decide meter el cadáver en la cripta.

El comienzo deja paso a una serie de escenas que no sabría calificar más allá de genialidad. Kevin pide un permiso para ver a su novia Amy, y por el camino se encuentra a unos colegas: Un tía llamada Daphne que está más salida que Sev; Otro llamado Kyle que es un puto gilipollas tarado; Y Nick, el novio chulo de Daphne. A continuación y por la cara, Nick y Kevin se comienzan a pegar de hostias en mitad de la calle con unos… rastrillos. Kevin pierde, su novia lo llama de todo por debilucho, y Nick y Daphne se van a zumbarse mutuamente a la Nissan Vanette de este.

Es curioso como los Hobgoblins escapan y van a parar, siempre por casualidad, a la casa de Kevin donde los de antes que le han pegado una paliza, están montando una fiesta. No me preguntéis, que tampoco lo entendí. Aquí mueren varios bichos, pero en todas las muertes está de por medio el fornicio. Daphne se carga a uno con un rastrillo – el arma definitiva en el filme – cuando creía que era Nick quien la llamaba fuera de la casa para zumbarse, y Kevin se va de putas cargándose a uno de ellos que había tomado la apariencia de una mujer de vida distraída.

Amy, acaba en un club haciendo de Stripper en su fantasía mientras Kevin intenta despertarla de ella y que el resto de maromos del local no la visiten por turnos. En mitad de todo, y sin venir a cuanto, un videoclip. Sí, un videoclip de un grupo de la época para rellenar metraje. Increíble maniobra para aumentar la tensión y el clímax de lo que viene a continuación.

Nick llega al local, se imagina que es Chuck DIOS Norris en Desaparecido en Combate, y comienza a cargarse bichos a diestro y siniestro, mientras Kevin consigue reventar al Hobgoblin que contralaba a Amy antes de que se la tire el gorila de la puerta. Acojonante escena llena de acción y explosiones inigualables.

De vuelta a casa, un ladrón se tropieza con Kevin que le parte la cara. Su novia contenta bota de alegría. El ladrón cabreado saca una pipa le apunta a la sien… y aparece McCreedy que dispara al Hobgoblin que creaba esa fantasía salvándole el culo a este pardillo para, a continuación, ir al estudio, llenar la cripta de explosivos y volarla por los aires. Un gran final… ¡NO! ¡Se puede mejorar!

Amy promete a Kevin que esa noche podrá cubrirla, mientras Nick y Daphne se van a lo que todos sabemos, y Kyle llama a una línea erótica. ¡Ahora sí es un gran final!

Como veis toda una maravilla sin igual que Sloane presento en la mítica serie Mystery Science Theater 3000, no siendo apreciada por el público y la crítica que la pusieron a parir. Como todas las grandes obras, incomprendida en su tiempo, ahora mismo es una película de absoluto culto y nadie se acuerda de ninguna de esas patochadas que esa serie presento.

Sloane sabedor de que el fan ha reconocido su trabajo con el paso del tiempo nos dio el año pasado una alegría inmensa cuando saco al mercado la segunda parte. Hobgoblins 2.

Ambientada 20 años después, McCreedy está encerrado en una institución psiquiátrica después de los acontecimientos de la primera parte. Kevin y sus amigos están en la Universidad y en una de sus visitas a McCreedy este les advierte que los Hobgoblins pueden volver. Efectivamente, vuelven para joderlos de nuevo.

La película es… acojonante. Barata, con los mismos efectos de su predecesora, e incluso con un vestuario de los 80. Además el único modernizado es Kyle que en vez de líneas calientes se baja porno de internet, porque Nick y Daphne siguen siendo novios y zumbado como conejos todo lo contrario a Kevin y Amy que todavía no han probado la relación extramatrimonial.

No hay más contar sólo recomendaros a todos los aficionados a lo casposo que no esperéis ni un minuto más para haceros con estas autenticas joyas de culto dentro de la ponzoña cinematográfica. Diversión y pérdida de neuronas garantizadas.

¡Hasta la semana que viene, Frikis!

Ninguna respuesta to “Ciclo Monstruitos: Hobgoblins.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: