Cosas de Frikis
El alfa y el omega de los blogs molones

Inside CdF: Semana 4

1963, Pampaneira, ¿Brasil?.

NO!

Granada.

Aquel pueblo era territorio comanche, dos familias, con sus continuas disputas mantenían acojonao a medio pueblo.

Los Sánchez Artujos y los Antrasio Ramirez, pero como en toda disputa surge el amor entre los mas jovenes familiares dando a luz a una tierna criatura, Rafael Sanchez Antrasio.

Pese a que su nombre le prometía una gran carrera en el mundo del arbitraje regional, el nacimiento de este ser ¿humano? hizo que las dispustas de ambas familias fueran a más.

Para llegar a una solución salomónica, ambas familias decidieron darle este hijo a Martín Campos Paz, más conocido en el pueblo como “El de los muertos”, más que nada por ser el sepulturero de la provincia y porque era el único que se llevaba bien con todo el mundo (lo cual te garantizaba que tu cuerpo, ademas de ser enterrado entero, también iba a ir sin ninguna marca de mordisco…)

Con “El de los muertos”, el recién bautizado “Funebris” adquirió una habilidad especial e inaudita en un niño, jugaba a rayuela y a la comba con las niñas de su zona y nadie le decía maricón.

“Hombre, nunca le decíamos nada por lo que nos pudiera pasar, siempre iba vestío de negro, que ya se sabe que en verano y de negro, pues como que no, pero el tio iba así; luego te ponía unas caras to raras, con la cabeza agachá pero con loh sojos mirando parriba, que tu dices, ohú, otra vez le ha dao, pero es que el ioputi iba así SIEMPRE…acojonando a to lo que se encontraba, a ver quien tenia cojones de decirle ná al bicho este…”

Pero no todo acaba aquí, después de aprender un oficio como dios manda de su tutor adoptivo, Funebris, cansado de al estepa granadína decidió enrolarse en una aventura homérica fuera de la provincia, sabiendo que su aspecto de fan de The Cure de pueblo le cerraba puertas, quiso escapar a un lugar mejor.

Se apuntó a la universidad.

Es aquí donde llegan los años de esparcimiento, su indice de criminalidad desciende un poco, los asesinatos seguían manteniéndose, porque según las propias palabras de Funebris : “” los crímenes solo consisten en robar y yo robar, robo poco”.

Durante una hora en la cafetería del centro ( si llegados a esta parte seguís leyendo y os sentís identificado con el típico que en lugar de estudiar o estar en la biblioteca, estábais todo el día en la cafetería, deberíais plantearos la vida muy seriamente…) las voces que siempre le atormentaban le dijeron dos cosas:

1)Compra algo de merchandising de CdF, para ser el más cool de tu barrio, plaza o bloque de vecinos.

2) Busca a tus iguales.

Decidido por esta segunda opción, se metió en un peregrinaje por toda la provincia durante más de 12 años (11 de los cuales le entretuvieron los amigotes y se lió, aunque otros dicen que le costó mucho salir de la carrera…) llegando a dar con sus huevos a la provincia de Salamanca, donde comienza su auténtica historia como redactor CdF….

Ninguna respuesta to “Inside CdF: Semana 4”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: